jueves, 3 de agosto de 2006

Crónicas Londinenses

A finales de mayo de este año tuve la oportunidad de volver a Londres para ver a David Gilmour en el RAH. Pero Londres es Londres, y los escasos tres días que estuve allí con un amigo los aprobechamos para visitar un conjunto de lugares importantes para nosotros. Lo primero que hicimos fué visitar el Royal Albert Hall para hacernos idea de dónde presenciaríamos el concierto del día siguiente. La verdad es que cuando vi el auditorio me impresionó. No tiene nada que ver con las fotos, mejora al natural. Dimos una vuelta por detrás y nos encontramos unos camiones y personal trabajando con cables. Le preguntamos a un tipo que llevaba una pegatina de David Gilmour en el pecho si él se encontraba por ahí. Dijo que no, que ellos sólo estaban preparando las luces que se utilizarían en el concierto. Después de esta primera toma de contacto nos empezamos a situar.

Decidimos ir a por otro de los objetivos: la Battersea Power Station, famosa, entre otras cosas por ser la portada del disco Animals, de Pink Floyd. Reconozco que este era mi gran objetivo, pues ardía en deseos de contemplar el poder de esas cuatro chimeneas en vivo y en directo. Además, como fan de Pink Floyd representaba un lugar de peregrinaje :) Costó pero se encontró, y valió la pena las vueltas y vueltas que dimos gracias a nuestra increíble capacidad de orientación.

Luego nos encaminamos hasta el centro, el Soho, que visitamos después de comer. Pasamos la tarde andando por esta zona y buscando el UFO Club, donde Pink Floyd se dieron a conocer como grupo. El destino estaba en el número 31 de Tottenham Court Road. Cuando por fin conseguimos encontrar el sitio la desilusión fué importante: había un cine. Me entristeció conocer de primera mano como clubs importantes de Londres, como el UFO o el Marqueé desaparecen unos o cambian de lugar otros. Pero en fin, así es la vida y la ley del más fuerte. Me desilusioné tanto que ni siquiera tomé una foto al edificio. Por nuestra suerte calmamos un poco los ánimos entristecidos tocando --o mejor, intentando tocar-- instrumentos en un Virgin de la zona. Toda la planta baja estaba repleta de teclados, baterías, guitarras y bajos a disposición de los clientes. La verdad es que lo pasamos fenomenal probando esos aparatos. Cenamos en el hotel y nos fuimos a dormir, pués el día siguiente sería duro.

Nos marcamos dos objetivos a cumplir en el segundo día de estancia: ver el Earl's Court Exhibition Center y la casa de Freddie Mercury. Ambas cosas estan situadas en el barrio de Earl's Court, así que era perfecto. Nos encaminamos hacia la calle Logan Place y contemplamos la casa de Freddie. Un muro enorme sólo permite ver la parte de arriba de la casa. Fué curioso como allí encontramos dos adolescentes con camisetas de Queen que dejaron flores en la puerta. Incluso llamaron pero nadie contestó. Después fuismos al Earl's Court Exhibition Center, donde grandes grupos han realizado conciertos. Pero por conciertos famosos realizados allí los que dió Pink Floyd representando The Wall. Es bonito imaginar lo que ha pasado en un lugar mientras lo contemplas. Eso nos pasó al ver el sitio en cuestión. Era hora de comer y reponer fuerzas para el concierto de la tarde. Como ya lo he comentado en un post especial sigamos con lo que nos deparó el resto de la estancia londinense, que llegaba a su fin.

Camden Town fué el único sitio que pudimos visitar el tercer dia, ya que estábamos presionados por la salida de nuestro vuelo después de comer. Realmente es un sitio increíble por las tiendas que hay. Lástima que era el último día y estábamos más pelados que una rata, si no ya nos hubiesemos hipotecado para comprar la gran cantidad de frikadas que se pueden encontrar. Lo que tengo claro es que la próxima vez que visite Londres, Candem será el primer lugar al que acuda y con la cartera llena a rebosar :) Si hubiésemos tenido más tiempo nos habríamos perdido por la infinidad de callejones buscando la tienda imposible. Pero nos quedamos con las ganas...

En fin, fué un viaje que aprobechamos muy bien, y eso que sólo fueron tres días. Me lo pasé genial y el concierto estuvo sublime. Puede que haya sido uno de mis viajes más completo, pero de buen seguro que no será el último. Aquí os dejo unas cuantas fotos para que, después de tanta parrafada, los ojos se despierten un poquito. Eso si alguien ha sido capaz de llegar hasta el final... en todo caso gracias por las lecturas y espero que los que habéis ido a Londres en este plan os haya gustado, y a los que aún no habéis estado --y que seáis aficionados a la música-- la visitéis y la disfrutéis.


6 comentarios:

Marian dijo...

Eclipse, debo confesar que en este momento usted es la persona con vida que mas he envidiado desde que tengo uso de razon. Ha cumplido mi sueño... paso por paso!!!

Un abrazo enorme y mis felicitaciones (envidiosas) por haber presenciado semejante muestra de la historia del rock y al abuelito gilmour en persona. Todos mis respetos

Besotes enormes!

Eclipse dijo...

Apreciada Marian:

Si te apetece, la proxima vez que vaya a Londres te aviso y te apuntas:) Es una ciudad en la que se respira cultura musical vayas donde vayas. Fué interesante recorrer punto por punto los sitios en los que estuvimos cuando fuimos a ver el Live 8. Estuvimos justo por el sitio donde saltamos la valla, donde dormimos y donde nos desesperamos viendo que no podríamos entrar. Fué un ejercicio de nostalgia que se repetirá tantas veces como visite la capital británica. Siguiente objetivo: encontrar la casa de Syd Barrett.

Un saludo!

Numero 9 dijo...

Aaaaaarrrrrggggg....¡ Qué envidia ! Tengo mono de Londres y ahora, tú, con tu artículo, me lo has aumentado. Oye, Eclipse, me tienes que decir como se va a la Battersea. Un saludo.

Eclipse dijo...

Número 9, aquí tienes una página que te muestra como llegar a la Battersea con el transporte que quieras http://www.batterseapowerstation.org.uk/visit.html Nosotros bajamos en la estación de metro Sloan Square y fuimos andando dirección el Támesis, guiándonos como pudimos con un plano. En la web tienes línia de bus, metro y tren. Espero que sacíes tu mono de una vez y me cuentes qué tal por Londres :)

Un saludo!

Numero 9 dijo...

Gracias, Eclipse. Buff, no sé cuando podré ir. Cuestión de tiempo, más que nada. Si voy ten por seguro que te contaré a tí, y a todos, el re-encuentro con mi ciudad. ¡ Pedazo mono el que tengo ! Sniff...

Eclipse dijo...

Jejeje, bueno ya me contarás esto de "tu ciudad". Una de las ilusiones de mi vida es residir en Londres al menos durante una larga temporada, gozando de todo lo que te puede aportar esa ciudad. ¿Sabes? Yo también tenia el mono... Y me vuelve a venir...