domingo, 9 de marzo de 2008

Neil Young | London, 06/03/08

Más de un mes después del último post, muchas cosas que contar pero poco tiempo para explicarlas. Pero hay ciertos acontecimientos que consiguen agrietar las ocupaciones porque, sencillamente, necesitan ser contados. Uno de ellos es el concierto de Neil Young que presencié el pasado dia 6 de marzo en el Hammersmith Apollo de Londres. Encontrar palabras para definir tal evento puede resultar complicado, pero voy a intentarlo y, si necesito inventarme términos lo voy a hacer.

Foto: *hoodrat*

Asistir a un recital de Neil Young era uno de mis sueños y por fin lo vi cumplido. Pero no todo fue tan bien, y la culpa la tuvo esa maldita hot chocolate, que me amargó los momentos antes del concierto y los momentos después. Durante el show mi cuerpo permaneció en stand by, ya que nada podía privarme de disfrutar ese momento tan esperado para mi. El recinto, el Hammersmith Apollo, es sencillamente perfecto. Llegué con mi amigo Pep, recogimos las entradas y nos adentramos en el bar del auditorio a esperar que empezara el concierto. Benditos sofás y bendita la siesta que nos pegamos, aunque como ya he comentado yo no estaba al 100%. Llegó el momento de entrar en la sala y descubrir los encantos de uno de los auditorios más importantes de la ciudad. Estábamos situados en la platea, a unos veinte metros del escenario. Una buena situación para ver a un genio crear obras de arte.

Foto: *hoodrat*

A las 19.30 empezó puntual Pegi Young a tocar. Aproximadamente estuvo 45 minutos cantando country. Estuvo bien, pero la impaciencia de la gente para ver a su marido era palpable. Una pausa y se obró el milagro. Un taburete, unas guitarras rodeándolo, dos pianos, harmónicas y un sintetizador. Y de repente salió un tipo aguantando un lienzo y camuflándose detrás de él... era Neil Young. En ese momento me hice creiente, pues vi que Dios realmente existe y es de carne y hueso. Con la piel de gallina mi ídolo se sentó y atacó con la esperada From Hank To Hendrix. No podía creer lo que estaba viendo, os lo digo de verdad. Y menos pude creerlo cuando el siguiente tema fue mi favorito, Ambulance Blues. Las piernas me temblaban y no era para menos. Imaginaros a Neil Young sentado en un taburete, iluminado por un foco, guitarra en mano, harmónica en boca y cantando esa canción. Hoy sigo sin creer que presencié esos momentos.


A la obra maestra le siguieron Kansas y A Man Needs A Maid, tocada con el primero de los dos pianos y cuyos arreglos orquestrales fueron suplidos de forma magnífica por el sintetizador del maestro Young. Luego vinieron dos puntos fuertes. El primero fue la magnífica interpretación de Harvest y el segundo uno muy esperado para un servidor: After The Gold Rush. No he contado las veces que he cantado esta canción intentando emular a su creador. En ese instante lo tenía delante, frente a su segundo piano, interpretando una pieza magistral de un no menos sublime disco. Las geniales Old King y Love Art Blues hicieron su aparición antes de que el Neil Young tocara tres canciones seguidas del disco Harvest: Heart Of Gold, Out On The Weekend y Old Man. La primera era de esperar que la tocase, pero la segunda fue realmente una sorpresa para mi. Pero mención especial merece la magistral interpretación de esa Old Man. Sólo podía aplaudir y esperar que el genio volviese a escena después de la pausa con su Old Black...

Excitación e impaciencia era lo que sentía justo antes de que las primeras notas de The Loner inundaran mis oídos. Majestuosa y poderosa. Dirty Old Man y Spirit Road, geniales las dos, quedaron eclipsadas por una canción clásica entre clásicas. Por una composición totémica dentro de la discografía del canadiense. Ni más ni menos que Down By The River. Sublime. Consiguió hacerme enloquecer y recordar esas tardes de llúvia escuchando esas fraseos de guitarra y cantando el estribillo con toda mi pasión. Ahora podía hacerlo junto a Él. Pero sin tiempo para recuperarme llegó uno de los mejores momentos de todo el recital: Hey, Hey, My, My (Into de Black). Acojonante, bestial, ruda y agresiva. Una auténtica bacanal de sonido es lo que se marcó el maestro. Un mural sónico de fiereza pura, de aparente descontrol y de no domesticación. Y todo acompañado de ese traje manchado de pintura. Roll Another Number y Oh, Lonesome Me sirvieron de pausa. La segunda cantada con todo el sentimiento, tal como merece una canción de su calibre. La electricidad volvió con The Believer, pero fue con Powderfinger cuando la disfruté más. Una de mis canciones favoritas y la estaba escuchando en directo. ¿Qué más podía pedir? Algo más, sí, como por ejemplo el abrumador final con No Hidden Path.

Foto: *hoodrat*

Todo el Hammersmith de pie para aplaudir a uno de los artistas más importantes del siglo XX. Pero ojo, que la cosa no había terminado ahí... Un bis, sólo un bis, pero menudo bis: ¡Fuckin' Up! Todos levantados, cantando el estribillo y dejando libre nuestro lado más salvaje. Realmente impresionante la despedida brindada a un auténtico genio de la música, a un tipo que ha sabido sobrevivir a todas las épocas con entereza y buen hacer. Le admiro, y desde aqui quiero darle las gracias por ese día. Salí de allí, con mi amigo Pep, con la certeza de haber vivido un momento histórico. Siempre tendré esas sensaciones conmigo. Ahora puedo morir un poco más tranquilo. Y no olvido que Ralph Molina estaba ahí...


¡Keep on rockin' in the free world!

Nota: Las fotos no són mías ya que no pude tomar ninguna en condiciones y no corresponden al mismo concierto al que asistí. Creo que la mayoría són del día antes.



11 comentarios:

iamarock dijo...

Ohhh, tremenda cronica!!! A mi me toca este viernes 14, en el mismo escenario.

Un saludo

mar dijo...

...y yo contandote que venia a España sin saber que ya lo estabas viendo o lo habias visto...
Impresionante crónica, cuánta emoción en tus palabras, parece que pocos como Neil Young son capaces de arrancar una crónica tan intensa. Me ha dejado boquiabierta el setlist, qué bien elegido.
Y respecto a la última expresión de "Ahora puedo morir un poco más tranquilo"...me ha sobrecogido, porque casualmente, fueron las últimas palabras que escribi en mi crónica de los Stones(http://mar-abunta.blogspot.com/2007/07/y-asi-fue.html)...son momentos únicos. :)

Me alegro de que haya sido tan buena experiencia.

Izaskun dijo...

Me has cautivado, tío, me has cautivado! No te mueras ni aunque sea más tranquilo, sinó en el cielo vas a encontrarte a Joaquín Lucky, crítico musical que no te llegaría ni a la suelo de tus camperas. Neil Young, como su nombre indica, es un "viejo rockero" con alma joven, y así os enervó al ritmo de Fuckin' up. Mi novio no quería acompañarme a este concierto y ahora es mi "ex". No querrías ser tu mi futuro? Bueno, al menos me consuelaré leyendo tus crónicas bloggeras. Salut y muchos besos!

Anónimo dijo...

Ho vius, ho vius molt intensament! Me n'alegro que t'ho hagis passat bé per la que gairebé es podria dir que és la teva segona ciutat.

Salut!

Eclipse dijo...

iamarock,

bienvenido! Te aseguro que lo vas a pasar en grande. Y más en el genial Hammersmith Apollo. Por favor, tómate la Guinness que yo no pude tomarme antes del concierto debido a mi malestar...

mar,

espero que tengas ya la entrada para Madrid, porque no me gustaría que una melómana como tú se perdiera la oportunidad de verle. Y ya ves, como son las cosas, jeje, mientras tu me avisabas de lo de Madrid a mi se me caía la baba... y aún me faltan palabras para describir todo lo que se vivió allí. Veo que coincidimos con la frase sobre morir tranquilos... es que es realmente esa sensación que te queda después de un gran concierto ¿verdad? :-)

izaskun,

me da a mi que yo te conozco y que precisamente ese nombre no es tu verdadera identidad, jeje. Pero en fin, por si a caso me equivoco bienvenida y búscate un novio al que le gusté la música y que sí que quiera acompañarte a los conciertos. Yo es que estoy casado con mi camiseta de Amoeba Music, como comprenderás... :-)

anònim,

gràcies, encara que no identifiqui qui ets. I em permets que et digui que no tens raó quan dius que Londres és la meva segona ciutat... és la primera! No ho oblidis mai això. Jejeje.

Salut a tothom! Saludos a todos! (es lo que tiene ser bilingüe :-D)

JLL dijo...

Hola!, enhorabona per haver pogut veure al mestre. Ja m'ho explicaràs amb detalls. Suposo que també serà un d'aquells concerts que mai oblidaràs.
Aquest Vell Amic Neil és molt especial. Sembla que el coneguis des de sempre i faci exactament la música que voldries escoltar. Wah, quina sort!. I felicitats per la crònica... d'això també en voldria parlar (he he). Salut!

JLL

Jim Garry dijo...

Te felicito por tu croncica y por haberlo contado de esa forma. Me siento 100% identificado con tu relato. El puto amo Neil Young, no se tenía que morir nunca.

Saludos.

I$Y dijo...

Hot Chocolate de Merda... xD. De la santíssima crònica em quedo amb l'expressió "Una auténtica bacanal de sonido".
Va que estem esperant la crònica del viatge, ara!

Gomit1 dijo...

Yo disfruté mucho de Neil Young en París. Lo hemos comentado muchas veces con kiko (que también vino conmigo) en que después de verle nos pareció muy grande haber podido disfrutado de Young 2 noches seguidas... pero que ahora pasado ya un mes, pienso que es posiblemente uno de los momentos mas bonitos que he vivido en mi vida.

Un saludo,

Sergi

Eclipse dijo...

J.LL,

Gràcies amic, la veritat és que tens tota la raó: és com si el coneguessis de tota la vida. Un tio senzill y honest, dos dels valors que crec que són essencials en la vida. Neil Young forever... Aquest divendres parlem!

Jim Garry,

Gracias, es un motivo de alegría saber que la gente se identifica con unas simples palabras, y digo simples porque nunca podrán expresar de verdad lo que viví allí. Gracias a Neil Young el rock siempre estará vivo.

Isy,

Jejeje, sabia que t'agradaria aquesta frase. No és per a menys. I tranqui, que la crònica la faré, però no sé quan. Però es farà, es farà...

Gomit1,

Cuando leí la primera parte de tu crónica me excité. Pero como sabes un concierto de este tipo supera todas las expectativas que uno pueda generarse. Coincido contigo: uno de los mejores momentos de mi vida.

Un saludo a todos!

Med Vega dijo...

Fantástica crónica y magnífico blog, leyéndote me he vuelto a emocionar, asistir a un concierto de este Señor es lo más grande que he presenciado sobre un escenario y lo que me hizo sentir, uff, no hay palabras para expresarlo.

Lo dicho, una gozada leerte.

(Gracias por el enlace del SerieB, será correspondido).

Un abrazo!