martes, 10 de octubre de 2006

Neil Young | Heart Of Gold

20:30h. La pequeña sala nº1 de los cines Renoir Floridablanca de Barcelona presentaba una buena entrada si la comparamos con su tamaño. No llegábamos a 50 personas. Parejas jóvenes, otras más mayores, chicos solos, chicas solas, parejas de amigos y algún que otro hombre adulto conformábamos el público asistente. El motivo: ver el retrato musical Neil Young: Heart Of Gold, a cargo del director Jonathan Demme. Hacía tiempo que tenía ganas de ver esta película, pues Neil Young es uno de los músicos que más admiro y respeto. Cuando las luces se apagan y empieza la filmación nos encontramos viajando en coche por las calles de Nashville mientras It's A Dream suena de fondo. Nos dirigimos al Ryman Auditorium, al igual que todos los músicos que acompañarán a Neil en la première mundial en concierto del disco Prairie Wind. Durante el viaje los músicos hablan, hablan sobre Neil, sobre cómo le conocieron, sobre cómo supieron lo de su aneurisma cerebral... El propio Neil habla y comenta que él no quiere músicos contratados para tocar con él --tanto en directo como para grabar en el estudio--, lo que quiere son amigos.

Una vez empieza el concierto podemos ver la parte más humana del artista, evocando las motivaciones que le llevaron a escribir ciertas canciones. Habla sobre su padre, muerto dos meses antes, y le dedica la película, tal como se puede comprobar al final de la misma con ese for daddy impreso en la pantalla. El concierto es acústico, así que los que esperen ver al Neil Young más feroz espero que no se lleven una decepción. Con el acompañamiento de músicos --y amigos-- tales como Emmylou Harris, Ben Keith o la misma esposa de Neil, Pegi Young, el canadiense nos acerca su disco Prairie Wind íntegro. La segunda parte es un séquito de clásicos del artista, aunque eché en falta algunos temas, sobre todo esa My, My, Hey, Hey (Out Of The Blue)...

Imprescindible para los fans de Neil Young y de la buena música. Un concierto relajante, nostálgico, emotivo y carismático. Aunque para algunos Neil Young sea de otro planeta en el final del filme podemos ver que no es muy distinto a otros: solo en el escenario, con el auditorio vacío y tocando con su guitarra. Cuando termina la guarda, se levanta, mira dándonos la espalda y se va. Conozco a una persona que me dijo que si pudiera volver a nacer le gustaría ser Neil Young... Hay razones para decirlo.

6 comentarios:

Red River dijo...

Siempre le he dicho a mi pareja que realmente, formamos un trío: ella, yo y el viejo Young.

Para nuestra desgracia, en Bilbao parace que ningún exhibidor ha considerado de interés la palícula.

Pues habrá que viajar a Francia, como hace tantos años...

Un saludo.

Anónimo dijo...

He tardado un tiempo en ver esta película; como aquel niño que va dejando la parte favorita de un plato para el final. Una verdadera joya. Nada relevante que añadir a tu reseña. Tal vez, solamente, que si Neil siempre ha sido alguien a quien se ama entrañablemente, esta película consigue despertar aun más la admiración y el afecto por su arte y su personalidad.

Salut!

JLL

Eclipse dijo...

Grata tu visita por aquí, amigo JLL. La verdad es que me enorgullece leer tu primer comentario en esta humilde morada, un comentario que denota el largo camino musical del opinante. Y que conste, opinar sobre Neil Young no es fácil, pues estamos hablando de uno de los más grandes. Creo que todo el mundo lo tiene claro menos él, persona humilde entre humildes.

Sólo decirte una cosa: Keep on rokin' in the free world!

luis dijo...

Viendo esta pelicula, y seguidamente "Year Of The Horse" the Jim Jarmush uno se puede hacer una idea de las dos principales facetas del viejo bufalo canadiense.

Me siento muy afortunado de poder verle por fin en directo, el 14 de Marzo, en Londres.

Un saludo

Eclipse dijo...

Luis,

Felicidades, ver al Tito Neil seguro que será una gran experiencia. Yo también le veré en Londres, pero el dia 6 de marzo. No veas las ganas que tengo...!

Fletch dijo...

Sencillamente...ese final con el Old Laughing Lady fue lo mejor.

Yo lo pille en el Esparrago del 91. Grandiosa su Powderfinger.