miércoles, 7 de febrero de 2007

Neil Young | After The Gold Rush (1970)


Este disco es especial. Lo supe desde el primer momento en que escuché
los primeros acordes de guitarra de Tell Me Why. Exquisito y depurado
son dos de los adjetivos con los que se puede definir. Y pensar que
todo empieza con ese ...tell me why... para llegar después a un clásico
absoluto, After The Gold Rush, donde el piano y la harmónica crean una
atmósfera que invita a recordar, a recordar lo que pasó en la costa
oeste de los Estados Unidos cuando algunos querían retener lo que en
realidad no les pertenecía, cultivando ese sentimiento racista pero sin
acabar con las esperanzas de los que emigraron en busca de oro. Siempre
me acuerdo, al escuchar esta canción, de Fulgor y Muerte de Joaquín
Murieta
, obra de Pablo Neruda que, por cuestions personales marcó mi
adolescencia.

Después de Only Love Can Break Your Heart, un agradable medio tempo
que en apenas tres minutos logra poner de buen humor, el maestro
canadiense retoma el tema del racismo con su célebre Southern Man,
tema en el que denunca este fenómeno en los estados del sur. Puede que
esta canción sea más famosa por lo que provocó que por sí misma, ya que
precisamente un grupo sureño, y de nombre Lynyrd Skynyrd, respondió a Tito diciendo que Alabama era un hojar... un dulce hojar. Rock directo con los típicos ramalazos de guitarra del genio es lo que encontramos en este corte, perfectamente enmarcado con esa base rítmica de bateríay piano.

Un minuto y veinte segundos. Esto es lo que dura Till The Morning
Comes, una de esas pequeñas maravillas que podemos encontrar en este
disco. A mi me da la sensación de que es como un paréntesis entre dos
grandes canciones, en este caso entre Southern Man y Oh, Lonesome
Me, canción totalmente diferente a la primera. El ritmo enrabiado da
paso a una tierna balada, donde la voz del canadiense se luce con su
falsete y, sobre todo, con ese sentimiento que impregna en cada una de
sus composiciones. Y siempre ese piano... y esa harmónica...

Don't Let It Bring You Down es otra gran canción, con un estribillo
que se pega a los huesos para pasar a formar parte de los mismos.
Encuentro que es una canción ideal para conducir --de hecho todo el
disco lo es-- mientras pasan montañas y montañas, con ese medio tempo
perfectamente armonizado con las dotes vocales del gurú buffaliano.
Pero volvamos al piano y a la nostálgia con Birds, otra de esas gemas
de dos minutos con la que el artista consigue estremecer a base de
simplicidad y complejidad a la vez. ¿Quién es capaz de hacer tanto con
tan poco? Piano y voz unidos en una simbiosi perfecta.

Pero no... él no se olvida del rock. Con When You Dance You Can Really
Love nos devuelve al mundo de la guitarra eléctrica y rasgada, ese
mundo que le ha valido el apodo de Padrino del Grunge. Este tema es un
despertar, un despertar de ese sueño provocado por bellezas como
Birds, un despertar directo y avasallador, que incita a practicar ese
ya clásico air guitar sin virtuosismos, sólo con una chapa de Jonny
Rotten
en la camisa... ¿Y luego? Pués una invitación a creer en uno
mismo con I Believe In You, canción donde los coros se llevan una
parte importante del protagonismo, apuntalando la gloriosa voz del
canadiense. Si su falsete fuera oro le llamarían Gold Man...

Y terminamos este viaje musical con un minuto y treinta y tres segundos
de belleza. Cripple Creek Ferry huele a momentos de inspiración, a
uno de esos instantes que todos tenemos pero que no sabemos expresar. Él
puede hacerlo y aquí nos da fe de ello. Después de todo esto concluyo
que After The Gold Rush es una obra maestra absoluta, ineludible para
cualquier aficionado a la música... y al arte.

Y todo esto tiene un nombre: Neil Young


12 comentarios:

Flanagan dijo...

¿Hay algún disco de Neil que no sea especial? Hace tiempo, un famoso rockero español declaró que Young era uno de sus favoritos a pesar de que en ocasiones desafinase como una burra, pero era el COMO lo que le hacía único.
Has definido tan bien ese momento de magia que se crea al escuchar "Cripple creek ferry" que tengo poco más que añadir. Hay personas que nacen con un talento especial para la expresión. Puede que nuestro talento especial sea saber escucharlos.
Un saludo.

Red River dijo...

Absolutamente imprescinidble, como tantas joyas del viejo...
Cada vez que lo escucho me entra un sentimiento de emoción ante lo que suena, y de cierta tristeza ante tan pocas obras tan abrumadoras que uno pueda ver nacer hoy...
Por eso tenemos nuestros refugios.
Y Young lo es.

Peter dijo...

q si es especial... despues de ver al viejo neil saltando en el coliseo de la coruña a sus años, despues de escuchar el ultimo disco suyo con discurso de bush entre lie!'s y where!'s incluido, despues de todo lo que ha hecho, como el increible zuma o rust never sleeps, si hasta toco con pearl jam por ahi hace poco una gira! que grande eres neil.

Flanagan dijo...

La verdad es que te ha quedado la casa de lo más acogedora. Fíjate que nos lo vamos a plantear. Demasiados problemas en nuestra coctelera.

Un saludo.

Mr. Glasshead dijo...

Un gran disco, uno de mis favoritos de Neil Young, por no decir el favorito. Me gusta mucho ese sonido tan especial que tiene, esa especie de folk sensible. De hecho muchas canciones me parecen muy logradas, son muy emocionantes en su sencillez, en su franqueza. Has transmitido muy bien esas sensaciones (por cierto, soy Bofifa con otro nick)

Eclipse dijo...

Flanagan:

Gracias, la verdad es que me gusta más como ha quedado este a como estaba el otro. Además, si te apetece modificar los colores o el tipo de fuente en blogger es un plis, pero en la coctelera... que si hoja de estilos, que si html... además lo que dices, que últimamente hay problemas y al final han terminado con mi paciencia. La verdad es que hay cosas que es mejor dejarlas como están que querer mejorarlas día a día e ir a peor. Y bueno, ya no cuento las veces que cae el servidor... Si decides mudarte vas a acertar. Palabra de fan de Young.

Un saludo!

Mr. Glasshead:

Vamos, que ahora vas de incógnito, jeje. La verdad es que After The Gold Rush es uno de mis discos preferidos de Young junto con el impresionante On The Beach, disco por el que el amigo Flanagan siente una gran devoción. Te recomiendo que te pases por su blog y leas el cuidado artículo que publicó sobre el disco. Con estos trabajos Neil Young demuestra, aunque no quiera, que es un ser sobrenatural.

Un saludo!

Eclipse dijo...

Por cierto, aquí está el enlace del artículo de Flanagan: http://www.lacoctelera.com/nocheenlaciudad/post/2005/10/04/en-playa

Salut!

Elena dijo...

Yeah, Neil Young es una asignatura pendiente más que nada porque su discografia es tan larga que nunca se muy bien por dónde empezar.

Probaremos con este disco (aunque si tienes alguna recomendación más, hazmela saber).

Saludos. Me he cagado en La Coctelera esta semana...grrrr.... hasta hoy no había podido dejar un comentario en mi propio blog...

Eclipse dijo...

Elena, yo creo que empezar por este disco es idóneo. En mi caso empecé por el Harvest, su disco más famoso, y luego seguí con el Comes A Time y el Everybody Knows This Is Nowhere. Luego viniero el On The Beach, Zuma, After The Gold Rush, Rust Never Sleeps...

La Coctelera terminó con mi paciencia :)

Un saludo!

Elena dijo...

Primeras escuchas y una grata opinión al respecto!

Eclipse dijo...

Elena, me alegra que en principio te guste. Neil Young es uno de los más grandes sino el que más. Ahora mismo, exceptuando una reunión de Pink Floyd, Neil Young es el único músico por el que viajaría al extrangero, sea donde fuese.

Un saludo!

Alex Darias dijo...

Hola, Eclipse.

Yo empecé por el Zuma, luego After the gold rush, Rust never sleeps, Ragged glory, Everybody knows this is nowhere, Comes a time, TOnight's the night, On the beach etc etc. He de decirte que precisamente "Harvest" es uno de los que NO me gustan de Neil Young.

Un genio comparable al de Bob Dylan, el solista más grande.